Obesidad infantil: ¿Cómo ayudar a nuestros niños?

domingo, 22 de noviembre de 2020

Obesidad infantil ¿Cómo ayudar a nuestros niños?

Según la Organización Mundial de la Salud la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que en 2016, más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos. 

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles. Por consiguiente, hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

Cada día en la República Dominicana hay más adultos obesos, porque hay más niños obesos. El el Diario libre en un artículo sobre la obesidad en República dominicana expresa que en el país por lo menos el 7.6% de la población infantil es obesa y la población adulta supera el 61%. En el país hay personas que tienen la falsa percepción de que ver a un niño gordito es sinónimo de salud cuando en realidad es todo lo contrario. 

Hay que asumir un compromiso en el hogar donde se eduque con el ejemplo a los niños. Es importante que los niños aprendan a comer de forma balanceada a temprana edad para que al ser adultos sean ciudadanos saludables. 

Factores de riesgo de la obesidad infantil

En el alarmante aumento de la obesidad infantil confluyen en la mayoría de los casos una serie de factores de riesgo:

  • Factores genéticos: en general, los hijos de padres obesos tienen mayores posibilidades de serlo. Pero la genética no es la única razón, ya que también pesa, y mucho, el estilo de vida que los padres imponen en el ámbito familiar: sedentarismo y alimentación inadecuada.
  • Dieta inadecuada:la mayoría de los niños con sobrepeso y obesidad siguen una dieta hipercalórica, en la que hay un exceso de alimentos ricos en grasas y azúcares: alimentos precocinados y de comida rápida, escasez de frutas y verduras, comidas grasientas (uso excesivo de aceite a la hora de cocinar, exceso de carne, etc.), bollería industrial, chuches, etc. En general los padres no planifican adecuadamente las comidas y no tienen en cuenta el valor nutricional y el balance energético de lo que se come.
  • Sedentarismo: se resume en mucha tele y poco o ningún ejercicio, además de unos horarios de comida poco controlados. 

¿Que se puede hacer para ayudar a nuestros hijos?

A continuación desglosamos recomendaciones generales de la Organización Mundial de La Salud ante la realidad de la Obesidad infantil:

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Reducir la ingesta total de grasas y sustituir las saturadas por las insaturadas.
  • Reducir la ingesta de azúcares.
  • Mantener la actividad física: un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada o vigorosa que sea adecuada para la fase de desarrollo y conste de actividades diversas. Para controlar el peso puede ser necesaria una mayor actividad física.

La obesidad infantil es una realidad que no se debe ignorar, es importante motivar a los niños a practicar deportes, danza o cualquier actividad física y acompañar eso de una buena alimentación.

En Meta Integra estamos comprometidos con tu bienestar. Visita nuestro blog y aprende más de temas relacionados a obesidad, sobrepeso, salud física y emocional.