¿Por qué no pierdo peso?

miércoles, 8 de abril de 2020

¿Por qué no pierdo peso?

Razones por las que no estás perdiendo peso aunque haces dieta y ejercicios.

Es muy probable que si has tomado la iniciativa de perder peso, hayas intentado al menos una vez probar métodos tradicionales como ejercitarte o cambiar tu alimentación por una más balanceada. Si aún tomando estas medidas no has evidenciado ningún cambio en tu cuerpo y te sigues preguntando ¿Por qué no pierdo peso?, no te desanimes, puede que los motivos por los que no estás perdiendo peso sean ajenos a lo que te imaginabas. La buena noticia es que todas estas causas tienen su solución. 

A continuación algunas de las razones por las que no estás perdiendo peso aunque haces dieta y ejercicio.

4 motivos que influyen en tu pérdida de peso.

  • Medicamentos. Lee bien las contraindicaciones de los medicamentos que tomas. Si estás consumiendo corticoesteroides, antidepresivos, antihistamínicos o anticonvulsivantes es probable que estos fármacos influyan en tus resultados. Algunas de sus contraindicaciones es que pueden disminuir la velocidad a la que el cuerpo quema calorías, aumentar el apetito o favorecer la retención de líquidos.
  • Hipotiroidismo. La tiroxina es una hormona que estimula tu metabolismo basal, es decir el modo en el que tu cuerpo utiliza la energía que consumes en alimentos. Si padeces de este síndrome, tu cuerpo no está produciendo la cantidad suficiente de esta hormona para que quemes las calorías que consumes.
  • Genética. Los genes determinan el modo en el que almacenas energía, la regulación de tu apetito o el modo en el que te sientes satisfecho al comer. Incluso algunos genes hacen que distintos tipos de alimentos puedan ser más o menos beneficiosos para la pérdida de peso.
  • Estrés crónico. Cuando estás estresado, tu cuerpo responde segregando cortisol. Esta hormona estimula la producción de glucosa y a la vez hace que tus células almacenen la mayor cantidad de grasa posible.

Estos son solo algunos motivos externos a la dieta y el ejercicio que influyen en la pérdida de peso. Al igual que estos, existen muchos otros de connotación médica que pueden estar alterando la forma en cómo tu cuerpo reacciona a tus estímulos. 

La buena noticia es que ninguno de estos motivos es definitivo y pueden ser contrarrestados.  Por esto, recomendamos que la próxima vez que decidas someterte a un proceso de pérdida de peso tomes en cuenta que esta decisión va acompañada de un proceso integral que involucra distintas ramas de la salud, tales como la nutrición y la sicología. Existen diversos procedimientos que aseguran los resultados tomando en consideración tu condición física e historial médico.